QUE ES EL PELLET

El pellet es energía renovable (biomasa) que se obtiene de la reconversión de los principales desperdicios de la industria maderera, el aserrín y la viruta.

Durante la última década se ha desarrollado en Europa y América del Norte un mercado de consumo de bioenergías, sustentado principalmente por políticas gubernamentales que priorizan su utilización, en una estrategia de independencia frente a las energías tradicionales y a la sustentabilidad del medio ambiente.

En lo que respecta al mercado europeo de energía para calefacción, el insumo más utilizado es el pellet, que se obtiene a partir del procesamiento industrial de desperdicios de la madera. Este producto logra satisfacer necesidades técnicas, de calidad y conservación del medioambiente.
Asimismo, constituye un producto energético renovable y una alternativa de valor a los desperdicios de la industria maderera, debido a que proviene de bosques implantados y renovables.


USO DEL PELLET

El principal uso del pellet es la generación de energía calórica. Su tamaño reducido permite automatizar la dosificación del combustible como si fuese un líquido (fuel oil, gas).
Introduciendo únicamente las cantidades necesarias en el momento adecuado se logra un quemado homogéneo, eficiente y un calor confortable.

Uno de los principales usos consiste en calefaccionar hogares.
El calefactor a pellet es muy fácil de utilizar. Posee un panel de operaciones digital, a través del cual se acciona el encendido y apagado, y la regulación de temperatura, entre otras funciones. Los sensores realizan la tarea de apagar el calefactor y los convectores en forma automatizada. Gracias a un depósito de reserva de pellet, es posible mantener un funcionamiento continuo durante varios días, dependiendo de la potencia calorífica.

El pellet también es utilizado por las industrias que buscan sustituir la leña sin tener que pagar el sobrecosto del combustible fósil (fuel oil o gas), o por aquéllas que buscan reducir el costo del combustible, ya que el pellet lo reemplaza.

El pellet es fácil de manipular, de almacenar, y es limpio y seguro. Ofrece un elevado rendimiento y se usa de manera cómoda, y respeta al máximo el recurso natural. El porcentaje de cenizas es muy bajo, lo que facilita la limpieza del calefactor.


PROPIEDADES DEL PELLET

- Diámetro: 6,05 - 6,39 mm
- Largo: 5,59 – 45,85 mm
- Poder calorífico: 19,23 MJ/kg o 5,34 kwh (DIN 51900)
- Contenido de ceniza: < 0,4% (DIN 51719)
- Densidad: 1,33 kg/dm3
- Humedad: < 10% (DIN 38414 S2)
- Azufre: 0,03% (DIN ISO 15178)
- Nitrógeno: 0,23% (DIN ISO 10694)


ANALISIS DE CENIZA

- Kalium: 104000 mg/kg (EN ISO 11885)
- Silicium: 18900 mg/kg (EN ISO 11885)
- Calcium: 318000 mg/kg (EN ISO 11885)
- Magnesium: 72600 mg/kg (EN ISO 11885)
- Natrium: 2954 mg/kg (EN ISO 11885)
- Bor: 1043 mg/kg (EN ISO 11885)


BENEFICIOS DEL PELLET

Es energía renovable porque proviene de bosques implantados que se vuelven a generar. El 100% de la composición del pellet es natural.
Es más eficiente que la leña y los chips, ya que posee menos del 10% de humedad, considerando que la leña tiene entre el 30% y 60%.

Está comprobado que el quemado de pellet es el más limpio de todos los combustibles sólidos.

Balance neutro en emisiones de CO2. Realizada en las condiciones adecuadas, la combustión de biomasa produce agua y CO2, pero la cantidad emitida de este gas (principal responsable del efecto invernadero), fue captada previamente por las plantas durante su crecimiento. Es decir, el CO2 de la biomasa viva forma parte de un flujo de circulación natural entre la atmósfera y la vegetación, por lo que no supone un incremento del gas invernadero en la atmósfera.

No produce emisiones sulfuradas o nitrogenadas, ni tampoco partículas sólidas.

Como la biomasa procede de residuos, su aprovechamiento energético supone convertir un residuo en un recurso.


PROCESO DE ELABORACIÓN

Materia prima - Secado - Triturado - Embolsado - Enfriamiento - Pelletización - Almacenado.


MATERIA PRIMA

Se consideran materias primas el aserrín, viruta y as-tillas provenientes de aserraderos seleccionados. Dado que el proceso de pelletización es continuo, se requiere de un nivel de stock tal que permita atenuar las posibles contingencias logísticas. No se incluye aserrín, viruta y astillas de madera previamente tratadas químicamente, ya que eliminarían vapores tóxicos durante la combustión.

Es importante que la biomasa se encuentre almacenada bajo techo para evitar la exposición a factores climáticos que eleven el contenido de humedad.

Como materia prima alternativa podría utilizarse corteza de árbol, teniendo en cuenta que producirá un producto con mayor contenido de cenizas, disminuyendo la calidad pellet.


SECADO
Esta etapa del proceso es clave, ya que permite la eliminación de humedad (agua) contenida en la materia prima. La materia prima utilizada para la producción de pellet debe ser secada hasta alcanzar un máximo de 10% de humedad residual. Algunas materias primas utilizadas en el proceso ya pueden contener dicho porcentaje.


TRITURADO
Esta etapa tiene como objetivo la homogeneización y disminución del tamaño de la materia prima. Un tamaño de partícula homogéneo estabiliza el proceso de pelletización (estabilidad de alimentación), reduce el desgaste (variaciones de presión sobre los rodillos) y mejora la calidad del pellet (presión uniforme de compactación).


PELLETIZACIÓN
QUE ES EL PELLET? El proceso de pelletización se lleva a cabo mediante un sistema de rodillos cilíndricos que rotan sobre el interior de una matriz anular giratoria generando presión sobre un manto de materia prima, forzando el flujo de la biomasa a través de orificios con diámetros comprendidos entre 6 y 8 mm.
En la descarga a través de los orificios, la biomasa se compacta y la velocidad de rotación de la matriz anular determina la longitud del pellet, recomendándose un máximo de 4 veces el diámetro (24/30 mm aprox).

El proceso puede no llevar ningún aditivo, ya que la madera libera una sustancia denominada lignina, que actúa como aglutinante. La lignina es un polímero amorfo que actúa como un material termoplástico con un punto de transición vítrea en un rango muy amplio de temperatura, dependiente del método de extracción, el contenido de humedad y el tratamiento térmico. La lignina almacena más energía que la celulosa en la madera. La elevación de la temperatura en el proceso permite superar la temperatura de transición vítrea, reduciendo la viscosidad de la lignina y liberándola del interior de las partículas de aserrín hacia la superficie. Una vez alcanzado este punto se requiere de enfriamiento para traspasar una vez más el punto de transición vítrea, ahora en sentido contrario, produciendo la solidificación del pellet y fijando la posición espacial de las partículas de madera comprimidas, evitando pérdida de materia activa en las posteriores operaciones.


ENFRIAMIENTO
El pellet es enfriado en un proceso continuo dentro de una cámara de intercambio en la cual circula aire frío, que abandona esta etapa del proceso con una temperatura comprendida entre 90-95 grados.
Este proceso de enfriamiento debe realizarse en forma de shock térmico para lograr la consistencia previa a ser almacenados. Caso contrario, existirá un alto nivel de desaprovechamiento, dada la condición de fragilidad que posee el pellet al momento de abandonar el pelletizador.


EMBOLSADO
Una vez enfriados y clasificados, los pellets deben ser almacenados para su posterior comercialización, pudiendo seleccionarse entre operaciones que involucren productos embolsados o a granel. Los envases habituales corresponden a bolsas con capacidades de 15 a 18 kg.


ALMACENADO
El almacenamiento del producto terminado requiere de condiciones controladas de humedad, de forma tal que el producto terminado no pierda sus cualidades.
 
 
Av. Maipú 2230 | Olivos | Buenos Aires | Argentina | 005411 4791 8964 lineas rotativas | info@lavacatuerta.com ©2003 LA VACA TUERTA. All Rights Reserved.